NOTICIAS Y COMUNICADOS

INICIO   > NOTICIAS Y COMUNICADOS
PURIFICADORES DE AGUA PARA LABORATORIOS, EQUIPOS DE GRAN EFICIENCIA

PURIFICADORES DE AGUA PARA LABORATORIOS, EQUIPOS DE GRAN EFICIENCIA

Dentro de las actividades realizadas en diferentes laboratorios, se tienen requisitos indispensables para asegurar la eficiencia de dichos procesos. Uno de estos requisitos es el tipo de agua a usar. Para uso en laboratorios se conocen 4 tipos de aguas: TIPO I es usada en aquellos procesos que requieren de máxima precisión, por lo cual es el agua con las mayores condiciones de pureza (ultra pura) y condiciones químicas estrictas; TIPO II, usadas en prácticas como análisis microbiológicos en donde solo se requiere que el agua esté libre de impurezas orgánicas con el fin de que no sea una fuente contaminación. El agua TIPO III es ideal para pruebas generales en laboratorio y enjuagues. Y por último el TIPO IV, cuya conductividad máxima es de 5,0 µS/cm, sirve para la preparación de soluciones, medios de cultivos (entes de esterilizados) y lavado de cristalería.

 

Con los purificadores de agua ARIOSO, es posible obtener aguas de TIPO I y II, para aquellos procesos que requieren de mayor exactitud dentro del laboratorio. Estos equipos cuentan con certificación CE, ISO 9001, ISO 14001 y NRTL (UL, cUL). Con lo cual otorgan un respaldo de la calidad del agua purificada. Adicionalmente, cuentan con sistema de dispensador remoto y pantalla LCD que hacen la labor mucho más práctica y sencilla.

 

Tener un sistema de purificación en un laboratorio de cualquier área es indispensable, un equipo como estos facilita las actividades que requieren de practicas con un alto grado de exactitud y cuidado tales como: siembra in vitro, cultivo de microorganismos, electroforesis entre muchos otros.

 

Redacción: Angie Camacho / Asesora técnica InsakDentro de las actividades realizadas en diferentes laboratorios, se tienen requisitos indispensables para asegurar la eficiencia de dichos procesos. Uno de estos requisitos es el tipo de agua a usar. Para uso en laboratorios se conocen 4 tipos de aguas: TIPO I es usada en aquellos procesos que requieren de máxima precisión, por lo cual es el agua con las mayores condiciones de pureza (ultra pura) y condiciones químicas estrictas; TIPO II, usadas en prácticas como análisis microbiológicos en donde solo se requiere que el agua esté libre de impurezas orgánicas con el fin de que no sea una fuente contaminación. El agua TIPO III es ideal para pruebas generales en laboratorio y enjuagues. Y por último el TIPO IV, cuya conductividad máxima es de 5,0 µS/cm, sirve para la preparación de soluciones, medios de cultivos (entes de esterilizados) y lavado de cristalería.

Redacción: Angie Camacho / Asesora técnica Insak

 

 

Con los purificadores de agua ARIOSO, es posible obtener aguas de TIPO I y II, para aquellos procesos que requieren de mayor exactitud dentro del laboratorio. Estos equipos cuentan con certificación CE, ISO 9001, ISO 14001 y NRTL (UL, cUL). Con lo cual otorgan un respaldo de la calidad del agua purificada. Adicionalmente, cuentan con sistema de dispensador remoto y pantalla LCD que hacen la labor mucho más práctica y sencilla.

 

Tener un sistema de purificación en un laboratorio de cualquier área es indispensable, un equipo como estos facilita las actividades que requieren de practicas con un alto grado de exactitud y cuidado tales como: siembra in vitro, cultivo de microorganismos, electroforesis entre muchos otros.

 

Redacción: Angie Camacho / Asesora técnica Insak

Dentro de las actividades realizadas en diferentes laboratorios, se tienen requisitos indispensables para asegurar la eficiencia de dichos procesos. Uno de estos requisitos es el tipo de agua a usar. Para uso en laboratorios se conocen 4 tipos de aguas: TIPO I es usada en aquellos procesos que requieren de máxima precisión, por lo cual es el agua con las mayores condiciones de pureza (ultra pura) y condiciones químicas estrictas; TIPO II, usadas en prácticas como análisis microbiológicos en donde solo se requiere que el agua esté libre de impurezas orgánicas con el fin de que no sea una fuente contaminación. El agua TIPO III es ideal para pruebas generales en laboratorio y enjuagues. Y por último el TIPO IV, cuya conductividad máxima es de 5,0 µS/cm, sirve para la preparación de soluciones, medios de cultivos (entes de esterilizados) y lavado de cristalería.

 

Con los purificadores de agua ARIOSO, es posible obtener aguas de TIPO I y II, para aquellos procesos que requieren de mayor exactitud dentro del laboratorio. Estos equipos cuentan con certificación CE, ISO 9001, ISO 14001 y NRTL (UL, cUL). Con lo cual otorgan un respaldo de la calidad del agua purificada. Adicionalmente, cuentan con sistema de dispensador remoto y pantalla LCD que hacen la labor mucho más práctica y sencilla.

 

Tener un sistema de purificación en un laboratorio de cualquier área es indispensable, un equipo como estos facilita las actividades que requieren de practicas con un alto grado de exactitud y cuidado tales como: siembra in vitro, cultivo de microorganismos, electroforesis entre muchos otros.

 

Redacción: Angie Camacho / Asesora técnica Insak

Dentro de las actividades realizadas en diferentes laboratorios, se tienen requisitos indispensables para asegurar la eficiencia de dichos procesos. Uno de estos requisitos es el tipo de agua a usar. Para uso en laboratorios se conocen 4 tipos de aguas: TIPO I es usada en aquellos procesos que requieren de máxima precisión, por lo cual es el agua con las mayores condiciones de pureza (ultra pura) y condiciones químicas estrictas; TIPO II, usadas en prácticas como análisis microbiológicos en donde solo se requiere que el agua esté libre de impurezas orgánicas con el fin de que no sea una fuente contaminación. El agua TIPO III es ideal para pruebas generales en laboratorio y enjuagues. Y por último el TIPO IV, cuya conductividad máxima es de 5,0 µS/cm, sirve para la preparación de soluciones, medios de cultivos (entes de esterilizados) y lavado de cristalería.

 

Con los purificadores de agua ARIOSO, es posible obtener aguas de TIPO I y II, para aquellos procesos que requieren de mayor exactitud dentro del laboratorio. Estos equipos cuentan con certificación CE, ISO 9001, ISO 14001 y NRTL (UL, cUL). Con lo cual otorgan un respaldo de la calidad del agua purificada. Adicionalmente, cuentan con sistema de dispensador remoto y pantalla LCD que hacen la labor mucho más práctica y sencilla.

 

Tener un sistema de purificación en un laboratorio de cualquier área es indispensable, un equipo como estos facilita las actividades que requieren de practicas con un alto grado de exactitud y cuidado tales como: siembra in vitro, cultivo de microorganismos, electroforesis entre muchos otros.

 

Redacción: Angie Camacho / Asesora técnica Insak

Dentro de las actividades realizadas en diferentes laboratorios, se tienen requisitos indispensables para asegurar la eficiencia de dichos procesos. Uno de estos requisitos es el tipo de agua a usar. Para uso en laboratorios se conocen 4 tipos de aguas: TIPO I es usada en aquellos procesos que requieren de máxima precisión, por lo cual es el agua con las mayores condiciones de pureza (ultra pura) y condiciones químicas estrictas; TIPO II, usadas en prácticas como análisis microbiológicos en donde solo se requiere que el agua esté libre de impurezas orgánicas con el fin de que no sea una fuente contaminación. El agua TIPO III es ideal para pruebas generales en laboratorio y enjuagues. Y por último el TIPO IV, cuya conductividad máxima es de 5,0 µS/cm, sirve para la preparación de soluciones, medios de cultivos (entes de esterilizados) y lavado de cristalería.

 

Con los purificadores de agua ARIOSO, es posible obtener aguas de TIPO I y II, para aquellos procesos que requieren de mayor exactitud dentro del laboratorio. Estos equipos cuentan con certificación CE, ISO 9001, ISO 14001 y NRTL (UL, cUL). Con lo cual otorgan un respaldo de la calidad del agua purificada. Adicionalmente, cuentan con sistema de dispensador remoto y pantalla LCD que hacen la labor mucho más práctica y sencilla.

 

Tener un sistema de purificación en un laboratorio de cualquier área es indispensable, un equipo como estos facilita las actividades que requieren de practicas con un alto grado de exactitud y cuidado tales como: siembra in vitro, cultivo de microorganismos, electroforesis entre muchos otros.

 

Redacción: Angie Camacho / Asesora técnica Insak

Volver