NOTICIAS Y COMUNICADOS

INICIO   > NOTICIAS Y COMUNICADOS
EN 10 AÑOS, EL CLIMA HIZO PERDER EL 23 PORCIENTO DE LA PRODUCCIÓN AGRÍCOLA

EN 10 AÑOS, EL CLIMA HIZO PERDER EL 23 PORCIENTO DE LA PRODUCCIÓN AGRÍCOLA

 

La agricultura de los países en desarrollo sufrió el 23 por ciento de todos los daños y pérdidas causados por desastres de mediana y gran escala entre 2006 y 2016, indicó la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

 

En el caso de la sequía –dice la entidad– la agricultura recibió hasta el 80 por ciento de los daños en el mismo periodo, una muestra del fuerte impacto de los desastres naturales.

 

Un tercio de la población de América Latina y el Caribe vive en zonas de alto riesgo de desastres naturales, los cuales afectan sobre todo a los más pobres.


Cada año suceden cerca de 70 eventos climáticos extremos en América Latina y el Caribe y el 70 por ciento de las emergencias en la región están relacionadas con el clima.


En las cuentas de la FAO, los desastres presentados entre 2005 y 2014 en los países en desarrollo ocasionaron pérdidas por 93.000 millones de dólares en cultivos y ganado.


Además, se tiene que un promedio de 5 millones de personas son afectadas por desastres naturales en la región, con las graves consecuencias económicas que esto trae consigo.


Ahora, no todo es desastre, pues la entidad de las Naciones Unidas indicó que la aplicación combinada de varias tecnologías y buenas prácticas que se refuerzan mutuamente en el sector de los cultivos lleva a beneficios económicos que son más de cuatro veces superiores con respecto a las prácticas habituales en las zonas propensas a los riesgos.


Estos incluyen la combinación de prácticas agronómicas para el manejo del suelo y el agua, mejoras de infraestructura y variedades de cultivos tolerantes al estrés.
“La agricultura, la ganadería, los bosques y la pesca y la acuicultura ofrecen soluciones innovadoras para enfrentar las causas de fondo de los riesgos, al proteger los medios de vida de los más pobres y vulnerables que son los más afectados por los desastres”, explicó Anna Ricoy, Oficial de Gestión de Riesgo de la FAO.


El estudio de la FAO halló que en varios países la cría de ganados en sistemas silvopastoriles –que combinan cultivos y animales– ha tenido un impacto positivo en reducir el impacto de las sequías en las pasturas, aumentando el secuestro de carbono. Esta se ha adoptado en Colombia para enfrentar el Cambio Climático.


Un estudio de la entidad analizó la producción de variedades de semillas que maduran más temprano para reducir las pérdidas debido a inundaciones.


Otras prácticas exitosas implementadas por los agricultores familiares, incluyen la crianza de animales en amplios corrales, que reducen la mortalidad animal debido a lluvias fuertes y permiten un mayor control del hato, junto con prácticas de desparasitación y complementos vitamínicos, han disminuido la mortalidad por inundaciones y enfermedades.


La FAO también destacó otras prácticas de manejo de animales y de cultivos con las que se busca incrementar la producción y la productividad.

 

Fuente: portafolio.co

Volver