NOTICIAS Y COMUNICADOS

INICIO   > NOTICIAS Y COMUNICADOS
ABEJAS, CADA VEZ MÁS ESCASAS POR LOS AGROQUÍMICOS

ABEJAS, CADA VEZ MÁS ESCASAS POR LOS AGROQUÍMICOS

 

La función más importante de la abejas es la polinización de las plantas. Estos animales son muy organizados y recorren extensos territorios pasando de flor en flor y, de esa manera, esparcen semillas y logran elevar la producción agrícola, de manera natural.

 

Alimentos como el café, las naranjas, los pepinos, la mostaza, las almendras y la alfalfa, entre otros, dependen de esta labor, lo mismo que más de una tercera parte de las frutas, verduras y granos, según informes científicos del 2016, citados por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

 

Pero eso no es todo: “La cosecha cambia en relación con el grado de beneficio que recibe de la polinización cruzada por insectos. Algunas cosechas, tales como los frijoles y los mangos, se polinizan autónomamente, pero tienen una mejor productividad si son polinizados por insectos”, sostiene el organismo internacional.

 

En resumen, “de las abejas depende más del 70 % de los alimentos que se producen en el mundo”, apunta Helena Jaramillo, apicultora y directora la fundación Miel de Colombia, que hace nueve años trabaja en la defensa de esa especie en nuestro país. Y se calcula que el 85 % de las plantas también se benefician de ellas.

 

Las razones de la alarma

 

¿Y por qué se requiere proteger a este insecto y ya existen voces que alertan sobre su extinción y las consecuencias que esto traería para el planeta? Porque la población de abejas ha caído de manera dramática en los últimos años.

 

En Antioquia, por ejemplo, se estima que la cantidad ha bajado en un 40 %, igual que en el resto del país, afirma la Secretaría de Agricultura, que hace pocos meses lanzó una alerta para que las comunidades empiecen a protegerlas y reproducirlas.

 

La bióloga y experta en el tema de las abejas de la Universidad Nacional, María Guiomar Nates Parra, ha advertido que en Colombia mueren 10.500 colmenas silvestres al año.

 

El concejal Álvaro Múnera, que promueve una política pública para protegerlas, advierte que “si en el país ha habido una deforestación del 40 % en el último año, esto afecta directamente a las abejas y por ende a las demás especies y al hombre mismo”, sostiene.

 

Es un tema que la gente desconoce porque ignora los impactos de la disminución de las abejas en la agricultura y la producción de alimentos.

 

“Este fenómeno ocurre hace más o menos diez años, las alertas las dieron Europa y Estados Unidos, pero ya en el país sentimos esos impactos”, sostiene Helena Jaramillo, de la fundación Miel de Colombia.

 

Para las autoridades es claro que la principal amenaza a las abejas es el uso de agroquímicos en la producción agrícola, pues estos las marean, las desorientan y las matan.

 

“Los campesinos siempre han cultivado con agroquímicos y no van a cambiar fácil la costumbre”, señala Jaime Garzón Araque, secretario de Agricultura de Antioquia.

 

La FAO alertó que esto pone en riesgo la seguridad alimentaria y por eso sugiere “preservar activamente y crear hábitats dentro y alrededor de las granjas para que abejas, aves e insectos puedan vivir durante todo el año”.

 

Proyectos para protegerlas

 

La Secretaría de Agricultura capacita a los directores de las Umatas para que lideren la protección de esta especie en las localidades del departamento, pues la escasez de abejas constituye una amenaza para el modelo de produción agrícola que promueve.

 

Entre los proyectos que ya se están ejecutando para tratar de incrementar su número se encuentra el centro de cultivo apícola de Salgar, con un centro de acopio de miel.

 

En el corregimiento Puerto Claver, de El Bagre, la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos (Usaid), en su proyecto de promover la minería legal, inició procesos de reforestación que incluyen el montaje de 200 colmenas, de las que se aprovecha no solo la miel sino su poder polinizador, con una meta de instalar 12.000 en el Bajo Cauca.

 

También hay entidades particulares, como a fundación Miel de Colombia, que hace nueve años trabaja en la conservación de la especie.

 

Ayer, por ejemplo, realizó una operación de salvamento de en una unidad residencial de Sabaneta: rescató una colonia de 8 kilos -cerca de 150.000 abejas- que fueron llevadas a una zona forestal del Oriente antioqueño. Adicional, promueve el retiro de llantas de basureros y quebradas para adaptarlas como colmenas.

 

 

Fuente: elcolombiano.com

Volver